Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cadena de favores

LA NACION
SEGUIR
Guillermo Tomoyose
Domingo 14 de enero de 2018
0

Casi todos los días suelo recibir diversas consultas técnicas sobre el uso de dispositivos electrónicos, los servicios on line y todo lo relacionado con la tecnología. En mi desordenado escritorio en la redacción, en la calle o durante un encuentro social, las reacciones de los interesados que llegan a este improvisado consultorio móvil suelen ser variadas: “¿No te molesta si te hago una la consulta? Seguro que no soy el único que te pregunta qué (celular, computadora, reloj inteligente, consola de videojuegos, etc.) me puedo comprar”.

Con una experiencia profesional en el mundo del soporte técnico en informática, la paciencia es una virtud que pude desarrollar con el paso de los años.

Siempre trato de estar disponible, aunque es lógico que trate de regular un recurso escaso como el tiempo. Están los que dan rienda suelta a todas sus consultas sin el menor pudor. En estos casos manejo mi tono de voz, sin ser rudo. Si se extiende demasiado el soporte, trato de ser claro que debo seguir con mis tareas cotidianas.

Ante la dedicación que le pongo a cada respuesta, hay quienes creen que esta virtud proviene del espíritu nikkei. Puede que sea cierto, pero les aseguro que suelo tener mis momentos de enojo y fastidio. Cuando esto ocurre, quienes me conocen suelen preocuparse: “¿Acaso le pasa algo a Tomyto?”.

Nada en especial. A veces suelo ponerme chinchudo, en especial cuando me frustro ante el poco interés o curiosidad por resolver un problema. ¡Algunas dudas pueden superarse con un simple consulta en Google!

Después de responder una duda, alguien se transforma en un especialista y experto para otro que, a su vez, puede volver a retransmitir este conocimiento adquirido.

Por eso, nunca duden en ofrecer la mejor de sus respuestas, sea para recomendar una película, indicar cómo llegar a destino o resolver un problema técnico. No siempre se puede tener todas las respuestas pero, ante la duda, siempre habrá alguien que tendrá la intención de iniciar esta valiosa cadena de favores.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas