Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Japón: una experiencia de movilidad a cielo abierto

Domingo 14 de enero de 2018
0

TOKIO.- Japón se prepara para ser sede de los Juegos Olímpicos en 2020. Entonces, habrán pasado 54 años desde la vez anterior que allí se hicieron las competencias. Para aquel evento, la estrella fue el tren de alta velocidad. Desde entonces, esas formaciones de frente achatado mantienen un récord: no registran accidentes de gravedad.

Andar por Japón es una clase práctica a cielo abierto de movilidad. Empresas estatales y privadas invierten millones en infraestructura para lograr que millones de japoneses se muevan lo más rápido posible. En Tokio, por ejemplo, conviven varios niveles de comunicación. Debajo de la tierra, la red de subterráneos tiene decenas de puntos en los que se cruzan las líneas y hay enormes calles peatonales. A su vez, galerías comerciales y la gran mayoría de los edificios continúan con un apéndice bajo tierra. Allí mismo pasa gran parte de la vida de Tokio: hay encuentros de jóvenes después de la jornada laboral y una variada oferta de comidas, por citar algunas cosas que pueden verse.

En este mundo subterráneo, todo está señalizado para que la gente no se choque en las horas pico. En las escaleras se establece por qué parte se baja y por cuál se sube. Nadie camina a contramano, aunque no haya nadie más en el pasillo.En un segundo nivel, debajo de aquellas verdaderas calles peatonales bajo tierra, está la red del Metro de Japón. Tiene cerca de 300 kilómetros de extensión repartidos en 13 líneas y hay 286 estaciones. Por año, hay 2500 millones de viajes, según datos de la empresa Tokio Metro. Así, se coloca en la pelea por el subterráneo más utilizado del mundo, en la que entra en juego el de Moscú.

En la superficie, obviamente, están los automóviles. Pese a la eficiencia del transporte público, la industria automotriz ha convertido a Japón en uno de los cinco países con más vehículos per cápita. De acuerdo con datos del Banco Mundial, la tasa de motorización es de casi seis autos por cada 10 habitantes. A medio camino entre la Argentina, con cuatro, y Estados Unidos, el país más motorizado del mundo, con ocho.

Semejante red ferroviaria le ha quitado protagonismo al sistema de colectivos. Si bien no es el medio más utilizado, hay servicios troncales y otros circulares que combinan, básicamente, con las grandes estaciones de ferrocarril. Luego sí, hay varios buses turísticos.

En el mismo nivel que colectivos y autos está, además, la red de trenes urbanos. Están operados por la Central Japan Railway Company. Mensualmente, alrededor de 100 millones de personas utilizan este sistema, que se combina en centenares de puntos con el resto de la red.

Además, corren varios trenes elevados. El monorriel circular, que pasa por el aeropuerto de Haneda, es uno de ellos. Pero hay varias líneas más que funcionan por el techo de Tokio. A diferencia de los trenes y los subterráneos, que son operados por empresas con mayoría estatal (aunque alguna parte está en manos de los empleados con planes de participación accionaria), los trenes elevados son privados. Allí la inversión, el riesgo y las ganancias o las pérdidas no son cuestiones estatales.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas