Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Para poner el tiempo en suspenso

LA NACION
Domingo 14 de enero de 2018

"Yo no hago literatura, en el sentido de Verlaine cuando dice Et tout le reste est littérature [y todo el resto es literatura]". La frase de Padeletti, dicha al calor de una entrevista, no tiene sin embargo nada precipitado. Resulta de una larga meditación poética y de la lejanía de cualquier variedad de retórica, incluso de una retórica poética. Habrá sido por eso que él, junto con Giannuzzi, Leónidas Lamborghini y Calveyra, tan diferentes unos de otros, acuñaron la generación de poetas de los años 90. Diario de Poesía -allí estaba Mirta Rosenberg, lectora mayor de Padeletti- rompió una lanza con una entrevista de principios de la década de 1980. Pero todo empezó con Poemas 1960/1980, de 1989. Padeletti está para mí entero en ese libro, que devana "el enigma sereno de la cosas", según Saer. "Aun en la apariencia/ de lo mismo/ crece un punto/ de abismo/ en el silencio".

0
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas