Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Anita Alvarez de Toledo: "No hay que cobrar por la música"

SEGUIR
LA NACION
Sábado 20 de enero de 2018

Entre todas las figuras y personajes del jet set argentino que frecuentan los eventos exclusivos, los restaurantes de excelencia culinaria, las fiestas pantagruélicas y las playas casi vírgenes que hacen de Punta del Este un destino considerado glamoroso y VIP, hay una mujer que supo entender la belleza de esta ciudad antes, mucho antes de probar las mieles del lujo esteño. Anita Alvarez de Toledo era muy chica cuando decidió volcar a un diario íntimo sus preguntas, angustias, desesperanzas y sueños. Allí, profesaba su amor por Uruguay y su rechazo por Buenos Aires con tanta insistencia que sus padres finalmente se mudaron al Este. Hoy, instalada en México, donde desarrolla su carrera musical, pasa largas temporadas en su casa familiar en Punta, y por Buenos Aires casi no pasa. No quiere. Dos pérdidas grandes sellaron su enemistad con la capital argentina: la de su hermano, y la de Gustavo Cerati, su mejor amigo.

Cantante y DJ, tocó con sus propias manos la época más prolífica del rock nacional. Transitó el ambiente de la música, fue corista de Cerati y trabajó con él en su último disco, Fuerza Natural. Tras la enorme pérdida que significó para el país y para ella, su amiga-hermana, la muerte del líder de Soda Stereo, viajó a Canadá persiguiendo un amor que duró lo que un suspiro y hoy encontró su lugar en el mundo en México D.F., más precisamente en Coyoacán, barrio de artistas e inspiración de todo el que lo recorra con ojos ávidos de cultura. Tras colaborar con Plastilina Mosh, los chicos de Monterrey que vienen causando un buen ruido y cosechando nominaciones desde hace algunos años en toda América con su sonido alternativo, entre el jazz, el dance y el rock más power, Anita se prepara para lanzar su disco, el que grabará en el estudio de Molotov. Su estilo desfachatado y rebelde contrastan con su blonda belleza, sus larguísmas piernas y su físico de pasarela. El toque exótico está en todo: un accesorio, una palabra, una imagen, un recuerdo desopilante de su vida en el corazón del rock nacional.

-¿Qué te conquistó de México?

-En México tienen una apreciación por la cultura y por el arte enorme. Son muy sensibles y valoran mucho el arte en todas sus formas. Argentina tiene unos artistas fantásticos así que la música argentina es muy apreciada en México, casi más que por los argentinos. Todo lo que venga de ahí, se le da bola, se le presta atención.

-¿Qué sentís que llevaste al entorno musical mexicano como aporte?

-Llevé mi carácter desfachatado, en el buen sentido, quizás en México no es tan común, o quizás no se ve tanto, la mujer no es tan rockera a la hora de hacer música en México, es más suave, más de hacer canciones, y yo soy más rockera. Así que lo que estoy aportando es eso, una inyección de rock desde una mirada y postura femeninas.

-¿Y qué te aportó a vos?

-Muchísimo. Conocí una cantidad de músicos increíbles y una dinámica entre ellos maravillosa. Hay mucho de comunidad. Se ayudan mucho, todos, todos participan en el proyecto de otro.

-¿Cuáles son los puntos de encuentro de los artistas allá?

-La cinemateca, una mezcalería de una amiga que se llama La clandestina y al lado hay otra que se llama La lavandería que hace mezcales artesanales, está buenísimo, ahí voy bastante. Coyoacán, en cualquier lugar de la zona es un encuentro.

Cantante y DJ, fue corista e íntima amiga de Gustavo Cerati; hoy, radicada en México, se prepara para lanzar su propio disco
Cantante y DJ, fue corista e íntima amiga de Gustavo Cerati; hoy, radicada en México, se prepara para lanzar su propio disco. Foto: LA NACION / Santiago Hafford

-¿Cómo ves la producción musical argentina?

-Veo que hay muchísimo talento, hay muchísimas ganas, pero no termina de suceder nada. Me da mucha pena porque veo gente maravillosa, que sigue apareciendo gente maravillosa y solo pueden abarcar un radio muy chiquito, porque la manera de ser del argentino, más que nada en Buenos Aires, no en general, no tienen esa cosa de apreciar tanto la música en vivo, por ejemplo, van a ver shows, pero estás en un restaurante y estás comiendo y ves que hay una banda que va a tocar y al argentino por lo general le molesta, "ay, qué aburrido, que bajen el volumen", no aplauden, en México es todo lo contrario. Empieza a tocar alguien en cualquier lugar y no vuela una mosca. Todo el mundo aplaude. El argentino está muy en la suya, no tiene tiempo para prestar atención a algo que no sea un mambo propio, entonces es muy difícil.

-¿Qué artistas te llaman la atención ahora?

-Hay muchos, antes eran menos. Entonces lo que salía era mucho más novedoso. No se puede comparar. Igual, como Spinetta y Cerati, nadie. Sí hay bandas fantásticas, un montón, una que me encanta Barco, Poxyran, que me parece un genio. Ojalá que empiecen a tocar afuera mucho.

-Las redes sociales han cambiado la forma de producir música. ¿Cómo te llevás con eso?

-Me fascina porque es algo nuevo. Hay gente que se pelea con eso. Dicen "ahora cualquiera hace música", y qué se yo? me parece que es no querer aceptar algo que es inevitable, no te podés pelear con lo que está pasando. Tratá de entenderlo. Es una manera nueva de estar usando la imagen con la música, el acceso a poder difundir cualquier cosa que hagas.

-¿Creés que la música no debe depender de las discográficas?

-Me parece maravilloso que caigan todas las discográficas, porque siempre era? quien decidía qué sonaba en las radios, qué se escuchaba, muy negocio. Ahora querés buscar artistas nuevos, te sentás, le ponés media pila y encontrás cosas maravillosas. Que se suben a Soundcloud, a YouTube, si querés encontrar música nueva tenés acceso infinito, me parece genial.

-O sea que estás del lado de los que piensan que tiene que ser gratuita.

-Es inevitable, lo es. Es como que quieran empezar a cobrar el aire. Ya está. No se puede. A la música ya tiene acceso todo el mundo. No hay que cobrar por la música. Un artista donde hace más dinero es tocando en vivo.

-¿Por qué creés que Cerati marcó tanto la música nacional?

-Puso a la Argentina en el mapa. Como el Diego. Vas acualquier lugar del mundo y te dicen Maradona. Y en la música te dicen Cerati, Soda Stereo. Fue la primera banda argentina que la rompió afuera. La primera banda de rock pop en español que tuvo el éxito masivo. Abrió una puerta enorme. Lo que hizo fue eso, abrir la puerta para todos los que vinieron después.

En esta nota:
Te puede interesar