Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Simplifican los trámites para la exportación de arte

La esperada medida comenzaría a entrar en vigor este mes; pondrá fin a “una tortura burocrática y kafkiana”, según el ministro de Cultura

SEGUIR
LA NACION
Jueves 01 de febrero de 2018
Exportar las obras implicaba hasta ahora una ardua gestión
Exportar las obras implicaba hasta ahora una ardua gestión. Foto: Gentileza ArteBA
0

“Por una cultura sin fronteras”. Así promociona el Gobierno la modificación de la ley de circulación internacional de obras de arte, que busca simplificar los trámites para evitar “una especie de tortura burocrática y kafkiana”. Con esas palabras definió el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, el tedioso –y costoso– proceso que debían atravesar hasta ahora artistas, galeristas y coleccionistas para sacar obras del país.

“Queremos que cada vez más personas en el mundo conozcan el trabajo de nuestros artistas y que sus obras valgan más y ganen más”, agregó Avelluto al presentar días atrás detalles de la esperada reforma en el auditorio de la Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes (ver recuadro). Anunciada los primeros días de enero, la modificación de la ley 24.633 comenzaría a entrar en vigor en febrero, no más de 30 días después de la publicación de su reglamentación en el Boletín Oficial.

Representantes de los Ministerios de Producción y Modernización explicaron que a partir de entonces será posible exportar obras de arte con un aviso que se obtendrá por vía electrónica a través de la plataforma trámites a distancia (www.tramitesadistancia.gob.ar) o en la página www.cultura.gob.ar. Esto será especialmente importante para los artistas y galeristas de otras provincias, que hasta ahora debían viajar a Buenos Aires para realizar el trámite en forma personal tres días antes de salir del país.

El aviso –que funciona como una declaración jurada y requiere clave fiscal– aplica a obras de artistas nacionales e internacionales, vivos o fallecidos hasta hace 50 años, y permite llevar hasta 15 obras como equipaje acompañado. El hecho de que se pueda realizar hasta un año antes de que la pieza sea vendida facilitará su venta a turistas que visiten el país por pocos días.

Otra gran novedad es que además se podrá enviar obras vía courier, sin límite de cantidad, lo que seguramente repercutirá en las ventas a coleccionistas extranjeros en la próxima edición de arteBA y en los envíos a ferias extranjeras.

“El flete sale una fortuna. Muchas veces es más caro que la obra”, aseguró Mora Bacal, codirectora de Ruth Benzacar, y señaló que puede llegar a costar tres o cuatro mil dólares enviar a otro país una pieza que cuesta dos mil. Julián Mizrahi, director de Del Infinito, coincidió en que a la hora de representar al país en ferias del exterior “hay que tener más en cuenta el costo del envío que el valor del stand”.

Si se pretendiera sacar del país obras de artistas nacionales e internacionales fallecidos hace más de 50 años, anónimos y desconocidos, se deberá tramitar una licencia por la misma vía electrónica, disponible en 48 horas, y contratar los servicios de un despachante para realizar el trámite aduanero.

Trabajo en equipo

“La mayoría son ideas de ustedes”, sostuvo Claudia Cabouli, directora nacional de Bienes y Sitios Históricos del Ministerio de Cultura, ante los galeristas presentes. Y recordó que las reuniones en las que se escucharon los reclamos del sector fueron claves en la redacción del apartado del DNU dedicado a obras de arte, en la cual trabajaron en equipo los ministerios de Cultura y Producción junto con la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional.

“Fue un caso de éxito en todo sentido. Trabajamos en equipo y se demostró el nuevo rol del funcionario público: estamos para servirles y hacerles la vida más fácil”, señaló al respecto Pedro Inchauspe, secretario de Simplificación Productiva.

“Mantenemos el circuito de comunicación abierto”, concluyó el secretario de Patrimonio, Marcelo Panozzo, al referirse a situaciones que aún resta contemplar. Entre ellas sobresale la importancia de que las fotografías también sean incluidas en una nueva ley de circulación de bienes culturales, para que no queden atrapadas en el corralito burocrático. Tampoco se modificó la situación de los artistas que realizan obras en otro país y quieren importarlas, ya que el decreto de necesidad y urgencia (DNU) 27/2018 que habilitó esta modificación no permite cambiar cuestiones tributarias. “Estamos trabajando en un proyecto con el senador Esteban Bullrich”, adelantó Avelluto sobre la creación de una futura legislación.

“Un cambio exponencial”

“Esto es la gloria. Va a haber un cambio exponencial”, dijo a la nacion el galerista Néstor Zonana, integrante de la Cámara Argentina de Galerías de Arte Contemporáneo Meridiano. Se refería al hecho de que hasta ahora el trámite para exportar una obra demandaba hasta cinco días; además de una gestión en Ezeiza previa al viaje, se requerían los servicios de un despachante de aduanas. “Tengo clientes importantes en el exterior que ya no compran obras en la Argentina porque están cansados de los trámites”, aseguró.

“Este es un gran ejemplo del rol que queremos que tenga el Estado: queremos normas simples, transparentes y justas –sostuvo Inchauspe–. En distintos niveles hay normas que no son claras o de imposible cumplimiento”.

“Los abusos normativos por parte del Estado abren la puerta a la corrupción”, señaló Avelluto en este sentido, y agregó que “muchas veces se encontraban mecanismos paralegales para resolver la situación”.

En muchos casos, por ejemplo, las obras eran transportadas en el equipaje de mano sin ser declaradas.

Si bien la Aduana quedará al margen del proceso una vez que la modificación entre en vigencia, la gran pregunta que quedó sin respuesta es si todos sus agentes serán informados de inmediato sobre los detalles de la nueva reglamentación. “No hay certeza de cuándo van a estar al tanto”, admitió Pedro Inchauspe, secretario de Simplificación Productiva, al referirse a una transición que podría inspirar otro capítulo digno de Kafka.

Cómo sacar obras de arte del país

Tras la modificación de la ley, estas son las principales consideraciones a tener en cuenta:

Si las obras a exportar fueron creadas por artistas vivos o fallecidos hasta hace 50 años, solo hay que gestionar un aviso de exportación en el sitio web del Ministerio de Cultura o en el de trámites a distancia (www.tramitesadistancia.gob.ar), que habilita a viajar sin necesidad de ningún trámite adicional.

Si son obras de artistas fallecidos hace más de 50 años, desconocidos o anónimos, hay que pedir una licencia que podrá tardar hasta 48 horas en ser aprobada. El Ministerio de Cultura podrá suspender temporalmente la licencia cuando la obra sea considerada de valor testimonial único para el desarrollo de la disciplina o esencial para la historia de la Nación o el Estado.

Si bien no hay límite para la circulación de arte, se pueden llevar hasta 15 obras como “equipaje acompañante”. Si son más de 15, se necesita contratar los servicios de un despachante o enviarlas vía courier.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas